VIERNES 16
ABRIL

13:25 hs


« VOLVER  
¨Miserables¨ en su segunda acepción

Por Dr. Jorge Alberto Giorno presidente del Partido de las Ciudades en Acción.


La Real Academia Española (RAE) define Miserable como aquel ¨digno de compasión¨ pero en su segunda acepción dice de aquel que es ¨ruin y canalla¨. Términos aplicables a aquellos que con sigilo e impunidad trafican con la aplicación de vacunas en prevención del COVID 19.
La humanidad se enfrenta ante uno de los desafíos más importantes de las últimas décadas: inmunizar de la forma más rápida a la mayor cantidad de habitantes antes que las mutaciones del virus eludan los efectos de la vacuna. Esa es la razón por la cual se comienza a vacunar a aquellos estratos poblacionales que representan mayor riesgo de contagio y por ende de multiplicación de la carga viral, es decir los mayores de edad. Así lo ha entendido la Organización Mundial de la Salud y aquellas naciones que se han transformado en un ejemplo de vacunación tales como Estados Uni-dos, Israel, Gran Bretaña y Chile.
La República Argentina está lejos de estos estándares. No solo por la escasa cantidad de vacunas que ingresan a nuestro país, tampoco por la injusta distribución de dosis entre las provincias, distri-bución que no privilegia los rangos etarios sino que solo contempla la densidad poblacional, sino por el uso vil de la pertenencia política para la distribución de este preciado instrumento para disminuir el efecto letal del virus, simplemente para que mueran menos argentinos.
Los ejemplos en la provincia de Buenos Aires bastan para justificar el uso de la palabra ¨miserables¨ en su segunda acepción. La inoculación de vacunas en filiales de la agrupación K La Cámpora, ya denunciada en varios medios de comunicación, se agrava con la campaña anunciada en treinta y cuatro sedes sindicales de uso político del gremio de los docentes, SUTEBA, presidido por el conocido Roberto Baradel, ello en claro desmedro de la infraestructura que, para el fin vacunatorio, tienen los centros asistenciales principalmente municipales que resultan ignorados por las autoridades provinciales.
El escándalo de lo que se ha dado en denominar vacunagate, que no solo ha permitido vacunar a funcionarios y familiares falseando las declaraciones de actividad, sino que ha permitido la vacunación de militantes políticos menores de treinta años en clara ignorancia de las recomendaciones científicas, ha profundizado el dolor de aquellos que pierden familiares y amigos por efectos de la pandemia.
¨Ruines y canallas¨, la segunda acepción de la palabra miserables, alcanza a aquellos que no comprenden que estamos ante una grave situación sanitaria que debe estar exenta de cualquier interés político. Desde 1983 fuimos consolidando un sistema democrático. Pero hay algo que tiene que quedar bien claro, el hecho de que una fuerza política haya alcanzado una ajustada diferencia para gobernar, bajo ningún concepto da derechos sobre la vida y la muerte de los ciudadanos



Enviar comentario
Todos pueden comentar esta nota! Queremos que nos dejes tu opinión. Para eso, es necesario estar registrado a eldolorense.com. ¡Registrate GRATIS! - Ingresar

Comentarios de lectores
Por el momento no se han ingresado comentarios sobre esta noticia.

 

 

El Tiempo Dolores
 







 

eldolorense.com no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. eldolorense.com se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.
Publique Aquí  |  Formulario de Contacto  |  Datos Útiles

© Copyright 2008-2021 / Diario Digital / Todos Los Derechos Reservados / Desarrollo & Hosting: Web Matter Argentina