LUNES 3
AGOSTO

17:10 hs


« VOLVER  
HISTORIA Y LEYENDA DEL REY ARTURO

Por el Dr. Antonio LAS HERAS


Los relatos sobre el Rey Arturo surgen a partir del siglo XII. Tal magnitud e influencia tomaron sus hazañas que se convirtió en un personaje misterioso, del que aún no se conoce demasiado. Frente a los relatos de escritores y artistas se contraponen los estudios científicos modernos que plantean una realidad diferente alejada del mito y la leyenda.
Arturo fue un personaje legendario de la caballería medieval, que sabría de la existencia del Santo Grial, el cual, según diversas fuentes, fue custodiado por cátaros y templarios aproximadamente en las mismas fechas en las cuales aquellas hazañas se hicieron populares.
El nacimiento mismo de esta figura legendaria cuenta ya con intervención mágica y con intrigas palaciegas. Así Igrayne espera el regreso de su esposo Gorlois, duque de Cornwall; pero no será él quien llegue al lecho, pues Uther Pendragon, rey de Inglaterra ayudado por la magia de Merlín, habrá de tomar su lugar. De esa manera, ambos conciben a quien – en el futuro – será conocido como el Rey Arturo. Es Merlín, el hábil mago, quien habrá de criado, fuera del seno familiar, puesto que ya había ideado convertirlo en baluarte y guía de los doce Caballeros de la Mesa Redonda cuyos destinos simbolizan el Cosmos todo.
El escritor Carmelo Ríos asegura: “Los doce asientos, además de la trasmigración del alma a través de las doce eras cósmicas o ciclos del gran zodiaco, representan las doce pruebas iniciáticas del hombre antes de la conquista del yo superior".
También, según varios historiadores, la redondez de la mesa remeda la esfericidad del mundo, del mismo modo que igualaba en rango a los caballeros al no existir una cabecera definida.
La mesa estaba conformada por una fabulosa corte de héroes, entre los que se destacan Sir Lancelot, Sir Gawain y Sir Percival. Tras el fallecimiento del Rey de Inglaterra serán ellos quienes encargan a Merlín la búsqueda de un digno sucesor. El mago hace aparecer una roca con una espada clavada sobre un yunque de hierro en la que se leía: "Esta es la espada Excalibur. Quien consiga sacarla de este yunque, será rey de Inglaterra".
Muchos intentan, pero sólo Arturo logra extraerla, y junto a los caballeros se inician combatiendo el crimen, la traición y la mentira; pero fundamentalmente buscando proteger y dotar de especial valoración al género femenino.
La Orden de los Caballeros de la Mesa Redonda se la relaciona con ]osé de Arimatea en cuya tumba permaneció Jesús y a quien se atribuye haber guardado el Santo Grial, aquella copa en la que bebió Jesús durante la Última Cena y a la que se le atribuyen poderes curativos y milagrosos. Aunque también hay quienes afirman que el contenido de ese objeto sagrado es, nada menos, que la sangre vertida por Jesús en el Calvario. Santo Grial no sería otra cosa que una forma encubierta de Sangre Real. Y hay quienes afirman que el Grial no es un objeto sino una persona: María Magdalena quien estaba embarazada al momento de la Crucifixión de un bebé cuyo padre era el Maestro Jesús.
La leyenda relata que fue la posesión del Grial lo que mantuvo vivo a José de Arimatea el tiempo que estuvo preso en Palestina. Posteriormente lo habría llevado a Gran Bretaña donde termina extraviándose. Empero existen investigadores que afirman que no se extravió sino que – por orden del Rey Arturo – Sir Lancelot se embarcó a las tierras secretas de Armórica (de dónde se originaría la denominación postcolombina de América) trayendo aquel objeto sagrado al que habría depositado – para que no cayera en manos inconvenientes – en las entrañas del cerro Uritorco (actual provincia de Córdoba, República Argentina) o bien en un sitio del actual territorio patagónico.
La recuperación del Santo Grial se convirtió en la gran misión de los Caballeros de la Mesa Redonda.
Todos se reúnen en su búsqueda. A la derecha del Rey Arturo quedó una silla vacía que debía ser ocupada por el “Mejor Caballero del Mundo”. Si alguien se atreviera a ocupar ese lugar sin ser digno de ello, moriría.
Hasta que en vísperas de un Pentecostés que el círculo de la Mesa Redonda se completó. Galahad, hijo de Lancelot, tomó asiento en el lugar de privilegio tras haber descubierto el Santo Grial. Pero poco duró el privilegio pues su visión fue turbada por el embeleso que le provocaron los encantos de una maravillosa dama, curiosamente parecida a la mujer del Rey Arturo.
De esta manera, el único hombre que estaba destinado a conocer la “reliquia”, se vuelve indigno y queda desposeído de sus dotes de caballero, extraviándose una vez más aquel objeto tan buscado.
En 1120, al oeste de Inglaterra, fueron halladas dos tumbas con señales muy particulares. Hubo quienes afirmaron que pertenecían al Rey Arturo y a su esposa Ginevra.


Antonio Las Heras es doctor en Psicología Social, filósofo y escritor. e mail: alasheras@hotmail.com



Enviar comentario
Todos pueden comentar esta nota! Queremos que nos dejes tu opinión. Para eso, es necesario estar registrado a eldolorense.com. ¡Registrate GRATIS! - Ingresar

Comentarios de lectores
Por el momento no se han ingresado comentarios sobre esta noticia.

 

 

El Tiempo Dolores

 
 







 

eldolorense.com no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. eldolorense.com se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.
Publique Aquí  |  Formulario de Contacto  |  Datos Útiles

© Copyright 2008-2020 / Diario Digital / Todos Los Derechos Reservados / Desarrollo & Hosting: Web Matter Argentina