MIÉRCOLES 3
JUNIO

22:38 hs


« VOLVER  
El descargo de la enfermera Sandra Almeida ante el accionar policial en un control de tránsito

La trabajadora de la salud, a través de “El Dolorense”, decidió aclarar un episodio que vivió el día 11 de abril con fuerzas policiales de nuestra ciudad.


El 11 de abril, Sandra Almeida iba camino a su trabajo cuando, al igual que los días anteriores, fue interceptada por un control de tránstito policial para corroborar que cumpliera con todas las documentaciones neccesarias para circular, al no encontrar su licencia para conducir y tras un confuso episodio fue detenida.
Aquí la versión de Sandra Almeida, narrada en primera persona:
El día 11 de abril del 2020, como todos los días me dirijo a trabajar, aproximadamente a las 10:50 hs. Circulando por calle Buenos Aires, visualizo un control policial, me detengo como todos los días anteriores (ya que reiteradas veces me han solicitado la documentación correspondiente). Ciertamente es que si he superado tanta cantidad de controles, es que cuento con todo lo requerido. En esta oportunidad, me piden la licencia de conducir que busco en la mochila, pero no logro encontrar, teniéndola, debido a la presión verbal de la oficial.
Le voy ofreciendo el resto de documentación que iba encontrando, la que se niega recibir. En tono hostigador me informa que procederá a labrar un acta; en ningún momento me niego a brindar la información necesaria. La oficial llama uno de sus compañeros que se para en la parte trasera de la moto y la empieza a levantar ya que deciden secuestrarla, a lo que les pedí por favor que no me dejara sin medio de traslado porque la requiero para trabajar. El trabajador de la policial local sigue levantando y tirando la parte trasera de la moto, lo que me hace perder la estabilidad, ya que me encontraba tomada del manubrio y sentada sobre ella. Caigo hacia el costado izquierdo sin soltarme del vehículo, la femenina arrancó la llave de la moto. Yo intentado enderezarme, el oficial siguió tirando desde atrás y soltó de golpe lo que llevó a que me cayera sobre la acera y logró que soltara la moto.
Frente a este actuar, el señor uniformado se da cuenta que había mucha gente visualizando la situación por lo que comienza a gritar haciendo referencia a que lo herí y solicita que me esposen. Ante este contexto, superada por la situación, me niego a que me pongan las esposas y comienzo a caminar pidiendo ayuda. Me persiguen y mediante el uso de la fuerza logran llevarme hasta calle Vucetich (entre Mitre y Pellegrini), me tiran sobre un auto, al que le rompen el espejo, y me arrancan la mochila que llevaba en la espalda, con esta agresividad me trataban. Me llevan esposada al hospital para hacerme el precario médico y al salir, me toman una foto que posteriormente suben al WhatsApp de sus grupos de compañeros, donde fui objeto de burla y discriminación. De allí me llevan a la Unidad de Policía de Prevención Local Dolores.
En ningún momento me informan que estaba detenida ni mis derechos, ya que yo creía que era para tomar declaración. La administrativa se acerca con una notificación para firmar, la que me niego ya que no tenía los lentes; y me doy cuenta que tampoco tenía el saturómetro (elemento necesario para mi trabajo, ya que soy enfermera) en el bolsillo del ambo. Lo que supongo me lo sustrajo la policía al momento de esposarme ya que en esa situación es que se me revisan los bolsillos. La oficial me expresa:”mi jefe ordena que la firmes que sino quedas presa”.
En ningún momento me solicitaron el DNI, ni ningún tipo de documentación que acreditara mi identidad. Después de alrededor de dos horas me permiten retirarme y me hacen entrega de la mochila, la cual había perdido de vista por todo este tiempo. Es claro que la revisé para corroborar que estuvieran todas mis cosas. No encontré los anteojos de aumento, ni el saturómetro. Así mismo vale aclarar que de acuerdo a mi profesión es que varias personas/pacientes dependen de mis atenciones esenciales diarias las cuales fueron desatendidas, sin reparar que esto me causa detrimento económico, como así también podría haber ocasionado consecuencias irreparables en la salud de mis pacientes. Expongo todo esto teniendo en cuenta que no está en mi naturaleza la agresividad ni la violencia, por lo que toda esta situación me generó mucha angustia y estrés; como así también se me ocasiona un perjuicio considerable e irreversible.




Enviar comentario
Todos pueden comentar esta nota! Queremos que nos dejes tu opinión. Para eso, es necesario estar registrado a eldolorense.com. ¡Registrate GRATIS! - Ingresar

Comentarios de lectores
Por el momento no se han ingresado comentarios sobre esta noticia.

 

 

El Tiempo Dolores

 
 







 

eldolorense.com no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. eldolorense.com se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.
Publique Aquí  |  Formulario de Contacto  |  Datos Útiles

© Copyright 2008-2020 / Diario Digital / Todos Los Derechos Reservados / Desarrollo & Hosting: Web Matter Argentina