DOMINGO 23
ABRIL

6:43 hs


« VOLVER  
Los medios de comunicación y el “gueto” ricotero: noticias de ayer

El Indio Solari en Olavarría y la historicamente tirante relación de la prensa con Los Redondos y sus seguidores.


Una vez más, la pesada herencia de Patricio rey y sus Redonditos de Ricota vuelve a verse envuelta en una desgracia, quedando a merced de las garras despiadadas de un sector de los medios de comunicación que sin el mínimo recelo y con el único afán de aumentar el número de audiencia, desinforman y exageran, transformando a lo que fue un recital, en una escena de guerra, donde los que llegamos a nuestras casas, sanos y salvos, nos transformamos en “sobrevivientes”.
La desafortunada muerte de los dos seguidores del Indio Solari en Olavarría hace casi una semana, vuelve a abrir una herida que para los que caemos asiduamente en el hábito de escuchar a Los Redondos nos cala muy hondo. Si bien es cierto, que la disputa entre el Indio Solari y Skay Bellinson, primer guitarrista y pilar fundamental, propició que la banda se disolviera hace más de quince años, en cierta medida (y sin ánimos de tomar partido artístico por ninguno de los dos artistas) la mayor parte de los fans de Los Redondos, comenzó a concurrir a los recitales que el Indio Solari brinda desde que dio inicio a su carrera solista.
La razón de la conmoción dentro del denominado “público ricotero”, además de la pérdida de dos vidas que fueron a ver un recital y nunca regresaron, radica en que la muerte de un ricotero en un recital ya tiene precedentes, el cual nos remite al año 1991 cuando en una presentación de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota en Buenos Aires, la represión policial antes del concierto dejó como saldo la muerte de Walter Bulacio (irónía del destino, una de las víctimas de Olavarría tendría el mismo apellido), un joven de dieciocho años que seguía a la banda asiduamente.
Si bien es cierto que, un sector del público que seguía a la banda, había sido protagonista de incidentes antes y después de los conciertos, este tipo de sucesos comenzaron a funcionar como una herramienta para que varios medios de comunicación, transformaran a una presentación de Los Redondos en una noticia policial, alimentando la violencia y discriminando a los seguidores de la banda, tipificándolos como violentos y conflictivos.
En el año 2000, cuando la banda se presentaba por primera vez en el estadio de River, un individuo ingresó al recital con un arma blanca apuñalando a varios fanáticos que estaban presenciando el show. Al detener el recital para informar lo que había sucedido, el Indio Solari hizo referencia a la campaña mediática que la banda y sus seguidores habían sufrido en los días previos al concierto. “Desgraciadamente todo este esfuerzo, toda esta presión que ha hecho durante días la prensa para meternos en este gueto, haciéndonos creer que somos animales, han logrado que posiblemente esta sea la última noche que toquemos”, sentenciaba el líder de Los Redondos.
No es mi objetivo en este artículo deslindar responsabilidades al Indio Solari ni mucho menos a la productora encargada de la logística del show. Es más, considero que el hecho de pretender desconcentrar a más de doscientas mil personas por una sola puerta, fue un claro acto de negligencia por parte de los encargados de la realización del concierto, que de casualidad no produjo consecuencias peores. Como así tampoco considero posible que un recital con tal magnitud de personas pueda desconcentrarse en minutos.
Lo que he querido describir en estas líneas es la hipocresía y morbosidad de un sector del periodismo, el mismo que tenía en conocimiento desde hace años la magnitud de convocatoria que tenían los recitales que Solari venía brindando, pero que antes de lo ocurrido en Olavarría días atrás, eran presentados como fiestas o “misas” por estos mismos medios de comunicación. Esa hipocresía y morbosidad, no son de ahora, y las desafortunadas muertes de Javier León y Juan Francisco Bulacio en Olavarría, fueron tomadas por gran parte del periodismo para recoger el guante y seguir alimentando la teoría del gueto en torno a los denominados "ricoteros", los cuales, a través de los mensajes hegemónicos del periodismo amarillista, pareciera que en vez de ir a ver un concierto de rock van a una guerra, preocupando a varias familias que al ver sus programas y leer sus noticias entran en la desesperación y el pánico hasta poder comunicarse con sus seres queridos que fueron al concierto, para cerciorarse de que se encuentran bien.

Cristian Rodríguez



Enviar comentario
Todos pueden comentar esta nota! Queremos que nos dejes tu opinión. Para eso, es necesario estar registrado a eldolorense.com. ¡Registrate GRATIS! - Ingresar

Comentarios de lectores
Por el momento no se han ingresado comentarios sobre esta noticia.

 

 

El Tiempo Dolores

 
 










 

eldolorense.com no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. eldolorense.com se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.
Publique Aquí  |  Formulario de Contacto  |  Datos Útiles

© Copyright 2008-2017 / Diario Digital / Todos Los Derechos Reservados / Desarrollo & Hosting: Web Matter Argentina